Las ciudades de Vigo y Lugo están separadas por unos 130 kilómetros en línea recta. Sin embargo, no tienen ninguna conexión directa o semi-directa, sino que hay que pasar por los alrededores de Santiago, A Coruña o Ourense para poder tomar una carretera que nos lleve hasta allá, sumando al menos 180 kilómetros de recorrido, y peajes dependiendo de la ruta.

Las opciones de Santiago (AP-9 y A-54 / N-547) y A Coruña (AP-9 y A-6) tienen altos costes de peajes, pues la AP-9 es una autopista de peaje, y no precisamente barata. Ahora bien, yendo "por Ourense" evitamos dichos peajes, y tenemos un tiempo de viaje muy similar al resto de opciones: unas 2 horas y 20 minutos.

Dicho recorrido consiste en: A-52 hasta Barbantes, salida 240 hacia AG-53 sentido Santiago, saliendo por la 73 en O Carballiño. En dicha salida tenemos una gasolinera y una cafetería donde hacer una parada antes del recorrido por carreteras secundarias: OU-504, OU-901, A-56 (el único tramo de dicha carretera, que está casi desierta y cuyos demás tramos están en proyecto) y N-540 hasta Lugo.